viernes, 14 de marzo de 2008

El Camino Primitivo

'
Cuenta una historia q un embajador del emir almorávide Alí ben Yusuf (1.106-1.142) que acudía a Galicia para entrevistarse con la reina Doña Urraca, presenció durante el camino cuántos peregrinos cristianos iban a Compostela, y volvían de allí, para hacer oración. Y admirado, preguntó quién era ese personaje tan grande e ilustre, para que los cristianos fueran a él desde detrás de los Pirineos y desde más lejos. Se le contestó, sigue narrando la historia, que era Santiago Apóstol, cuyo cuerpo estaba enterrado en los confines de Galicia, y era venerado por Galia, Inglaterra, El Lacio, Alemania y por todas las provincias cristianas, sobre todo por España, como patrono y protector suyo.
'
'
'
'
En la primera mitad del siglo IX, el obispo de Iria, Teodomiro, se desplaza a la corte ovetense para comunicar a Alfonso II la gran noticia de que un eremita llamado Pelayo había descubierto, de forma milagrosa, en las cercanías de la Iglesia de San Fiz de Solovio, un sepulcro que contenía los restos del Apóstol Santiago.
'
Aceptada la noticia por el monarca, decide peregrinar a la tumba, posiblemente en el año 829, iniciando así el primer Camino de Santiago, y dando comienzo además, por su real voluntad, a una ciudad réplica fiel y exacta de la ovetense, Santiago de Compostela.
'
Esta primera peregrinación, con toda probabilidad, la realiza Alfonso II partiendo desde la Catedral del Salvador de Oviedo, por toda la zona interior de Asturias, al resguardo de posibles ataques desde el otro lado de la frontera de su reino, la zona islámica de la península, hasta Lugo, y luego desde aquí a Santiago.
'
Posteriormente, los sucesores de Alfonso II el Casto, confirman y aumentan las donaciones y privilegios a la naciente ciudad de Santiago, reforzando así la fuerte vinculación de la corte ovetense con la que llegaría a ser la tercera peregrinación de la Cristiandad, después de Jerusalén y Roma.
'
'

'
'
Con el traslado de la corte a León, por Ordoño III, la vieja vía romana que unía Burdeos con Astorga es ya un camino seguro al no haber peligro de ataques árabes. De esta forma serviría también como camino de las peregrinaciones a Santiago, el llamado Camino Francés, q en los años finales del siglo XI y comienzos del XII empieza a ser el más frecuentado.
'
No obstante quedaría en la mente del peregrino aquel primer significado de la visita al Salvador de Oviedo, en el sentido de que:
'
'

Quien va a Compostela sin pasar por el Salvador,
visita al criado y no al Señor
'
'

'
'
El actual itinerario del Camino Primitivo se compone de once etapas q reproducen fielmente al original, partiendo desde Oviedo y atravesando Asturias por todos los concejos de su occidente: Las Regueras, Grado, Salas, Tineo, Pola de Allande y Grandas de Salime. A partir de éste último los pasos entran en Lugo por el Puerto del Acebo y enlazan con el Camino Francés en Palas de Rei, quedando tan sólo dos jornadas para llegar hasta la Plaza del Obradoiro.
'
El Principado de Asturias ha invertido muchos recursos en los últimos años para acondicionar la ruta primitiva. La señalización es literalmente perfecta y en ningún momento asaltan las dudas sobre qué camino tomar. Las zonas más boscosas y difíciles del recorrido son perfectamente transitables por unos caminos que se han limpiado y que el paso del ganado se encarga día a día de marcar. Además, evita casi siempre el monótono asfalto lo q le confiere un carácter especial, y convirtiéndolo, por tanto, en una magnífica alternativa al tradicional Camino Francés para llegar a Santiago.
'
'

'

5 comentarios:

Divagando dijo...

Y digo yo... que tras esta fantástica forma de contarnos el camino, yo sigo pensando -lo siento-, que jamás lo haría por razones religiosas o morales. En todo caso, iría en algún medio de locomoción, así, que sea cómodo, (que me pilla bastante lejos), y ve esa esplendida ciudad. Besazos.

J.Himilce dijo...

Hola! Me pillaste por aquí cambiando y cambiando la entrada, como hago con todas, hasta q ha quedado más o menos como me gusta :)

Bueno, yo he estado en Santiago... y tal y como tú dices... viajando en avión hasta La Coruña y luego en autobús hasta Compostela... jeje! Es q a mí tmb me pilla bastante lejos...

Más allá de convicciones religiosas o morales (no debes decir q sientes las tuyas, por qué alguien tendría q hacerlo, y menos tú, aquí, en mi Libro), creo q hay muchas razones para hacer el Camino... y tmb q otras nuevas, las q quizás luego más pesen, se descubren durante el mismo.

Las mías... mis razones... te las diré cuando lo haga (muy pronto, espero).

Besos!

Divagando dijo...

Estaré atenta. Un besazo.

Madame Vaudeville dijo...

Ainss... y yo que vivo pegadita a Santiago y nunca he hecho el Camino.. Tengo unas ganas...
Si se decide a volver y "aterriza" de nuevo en Coruña, no deje de avisarme y tomamos un cafetín, ¿prometido?
Bicos ricos, que se diría en mi tierra. MUA!

J.Himilce dijo...

Prometido Madame... a priori este verano podría ser... al menos tengo muchas ganas de hacer el Camino de Santiago, y empecé a planearlo pronto... luego ya veremos.
Y esta vez lo haré como hay q hacerlo... andando. Pero si voy pa La Coruña... la aviso, eh.

Besos