sábado, 23 de mayo de 2009

Sólo para subir

'

'
Camino por una calle que me resulta vagamente familiar; la reconozco, pero todo está cambiado, excepto el aire. El aire que siempre sopla en esa calle, que me hace estar seguro de dónde estoy y me despeina al mismo tiempo, como siempre.

Un edificio enorme se levanta ante mí. Ahora se que es a ese edificio al cual me dirijo. En la entrada, grupos, parejas o personas solitarias hablan del tiempo, de fútbol, de política, fuman un cigarro o hablan por el móvil.

En los cristales de la puerta intento ponerme los pelos en su sitio, y al entrar confirmo inconscientemente en el panel de información a dónde voy: novena puerta, novena planta.

Los ascensores de los edificios altos me dan miedo. Van muy deprisa y el cosquilleo que producen me resulta desagradable. Además siempre van llenos de gente y tengo que fingir cada vez que al parar en un piso me entran esas cosquillas.

La planta novena, como todas, supongo, en el edificio, se divide en dos pasillos largos a los cuales dan las puertas de las oficinas, con sus cartelitos identificativos de cada una. La novena puerta está en el izquierdo, al final del todo. Llego a la puerta y llamo, y tras unos segundos me abren.

Al rato de haber entrado salgo. No se muy bien qué ha pasado dentro, pero estoy enfadado. Llego a los ascensores y al apretar el botón se abre el mismo en el que subí. Viene vacío, y me alegra que sea así. Sin embargo no responde cuando pulso la B, de planta baja. Le doy varias veces, pero las puertas no se cierran y me bajo del ascensor, por si estuviera estropeado. Y es cuando leo un cartel que dice:

ASCENSOR SÓLO PARA SUBIR


Me quedo perplejo intentando descifrar ese mensaje tan claro. Vuelvo a llamar a los ascensores, pero se abre siempre el mismo. Decido subir y pulsar el 10. Las puertas se cierran y subo un piso. Ahora vuelvo a pulsar la B, pero no baja. Así que busco las escaleras. Al fin y al cabo es bajar, aunque sean 10 pisos.

No he bajado más que un poco cuando en el recodo de la escalera noto algo extraño, un movimiento. Los escalones empiezan a cambiar y poco a poco se inclinan, formando un rampa. Resbalo, me asusto, me agarro a la pared para no caer, pero cada vez la inclinación es mayor y me resulta complicado. Me quedo sujeto como puedo, sin saber qué está pasando, desconcertado.
Escucho a gente hablar en el piso de arriba. Grito, pido ayuda. Las voces se acercan. Deben ser muchos porque diferencio numerosas voces. Se acercan y veo lo pies de los primeros bajando por la cuesta. Lo hacen despreocupadamente. Al llegar a mí les hablo, les pido ayuda, pero no me escuchan y siguen bajando. Realmente son muchos; se chocan conmigo, me golpean de forma indiferente, me arrastran. Caigo y resbalo por la escalera sin escalones. No veo nada, una negrura lo llena todo, me sumerjo en el vacío. Y cierro los ojos.

Cuando los vuelvo a abrir estoy tirado en medio de la calle, frente a las puertas del edificio. La gente pasa a mi lado mirándome con caras raras. No se qué ha pasado. Me refriego los ojos con las manos. Y al abrirlos estoy despierto en mi cama.
'
'
'
.

8 comentarios:

illeR dijo...

Que sueño tan raro y que angustioso!!

Dice Marina que si yo no recuerdo mis sueños es porque duermo muy profundamente. Sin embargo, en verano, cuando mas relajada estoy, y (en teoría) mejor y mas duermo, es precisamente cuando mas los recuerdo....

Ex Traño dijo...

oye que la proxima vez subas hasta arriba y alli tiene que estar el de solo bajar ¿no?...

aunque si al final aterrizas en tu cama, no te preocupes demasiado, jijiji.......

saludos

J.Himilce dijo...

illeR:
Bueno, mis sueños son así.. por eso prefiero soñar despierto :)

Quizás no dependa sólo de la profundidad del sueño, sino de lo relajada q estés... q duermas más no significa q tengas un sueño más profundo.

Ex Traño:
Pues no lo sé... lo comprobaré si se da el caso... desde luego por esas escaleras no me gustaría bajar otra vez; o sí, porque tengo la duda de q fuera un traslador como los de Harry Potter y yo no supiera utilizarlo... ¿?

¡Saludos!

Nausicaa dijo...

Tienes que cuidar lo que cenas, fijo que comes porquerias y luego tienes pesadillas!

Madame Vaudeville dijo...

Me gusta leer de nuevo sus sueños, querido Himilce. Le echaba de menos... y echaba de menos visitar su mesita de noche, pequeñita como soy, y corretear bajo la lamparita encendida de sueños.
Besos

J.Himilce dijo...

Nausi:
Pues no se q cené aquella noche... hoy una tortilla francesa y un poco de queso... no sé no sé... a partir de hoy anotaré lo q ceno para ver si se puede establecer una relación... si tengo pesadillas ya las contaré, serán las pesadillas de la tortilla :P

Madame:
Guapa, sus visitas siempre me hacen especial ilusión... mi mesita de noche siempre tendrá una lamparita encendida para cuando quiera venir a visitarla.

Un besazo.

Carmen dijo...

GRACIAS POR PARTIDA TRIPLE (telefono, blog mio, blog de Marina)

:)

Pd - NO tengo ganas de entrar en la cuenta de illeR ;)

J.Himilce dijo...

:)