jueves, 6 de noviembre de 2008

Seattle

'
Foto: J.Himilce - Julio 2008
'
''
En 1854, el entonces presidente de los Estados Unidos, Franklin Pierce, hizo una oferta a una tribu india para comprar parte de las tierras en las q vivían a cambio de una reserva. El jefe de la tribu, llamado Seattle, le respondió con una carta q ha sido considerada como uno de los más bellos y profundos pronunciamientos en defensa del Medio Ambiente.'

Como la carta es demasiado larga para publicarla aquí íntegramente, os dejo sólo algunos detalles de ella (quizás sean ya demasiados, pero me ha sido imposible acortarla más), y el enlace hacia la carta completa (hay diferentes versiones por google).

''
''
El Gran Jefe Blanco de Wáshington ha ordenado hacernos saber que nos quiere comprar las tierras. Nos ha enviado también palabras de amistad y de buena voluntad. Mucho apreciamos esta gentileza, porque sabemos que poca falta le hace nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego a tomar nuestras tierras. El Gran Jefe Blanco de Wáshington podrá confiar en la palabra del jefe Seattle con la misma certeza que espera el retorno de las estaciones. Como las estrellas inmutables son mis palabras.
'
¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esa es para nosotros una idea extraña. Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que usted se proponga comprarlos?
'
Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante de un pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo la historia del piel roja.
'
Por esto, cuando el Gran Jefe Blanco en Wáshington manda decir que desea comprar nuestra tierra, pide mucho de nosotros. Si les vendemos la tierra, ustedes deberán recordar que ella es sagrada, y deberán enseñar a sus niños que ella es sagrada y que cada reflejo sobre las aguas limpias de los lagos hablan de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo de los ríos es la voz de mis antepasados.
'
No hay un lugar quieto en las ciudades del hombre blanco. Ningún lugar donde se pueda oír el florecer de las hojas en la primavera o el batir las alas de un insecto. Mas tal vez sea porque soy un hombre salvaje y no comprendo. El ruido parece solamente insultar los oídos.
'
¿Qué resta de la vida si un hombre no puede oír el llorar solitario de un ave o el croar nocturno de las ranas alrededor de un lago?. Yo soy un hombre piel roja y no comprendo. El indio prefiere el suave murmullo del viento encrespando la superficie del lago, y el propio viento, limpio por una lluvia diurna o perfumado por los pinos.
'
Vamos a meditar sobre la oferta de comprar nuestra tierra. Si decidimos aceptar, impondré una condición: el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.
'
¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales se fuesen, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con los animales en breve ocurrirá a los hombres. Hay una unión en todo.
'
Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.
'
'
Este destino es un misterio para nosotros, pues no comprendemos el que los búfalos sean exterminados, los caballos bravíos sean todos domados, los rincones secretos del bosque denso sean impregnados del olor de muchos hombres y la visión de las montañas obstruida por hilos de hablar.
'
¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció.
¿Qué ha sucedido con el águila? Desapareció.
'
''
La vida ha terminado. Ahora empieza la supervivencia.
'
Seattle
'
''
'
'
Carta de Seattle al Presidente de los Estados Unidos

.

9 comentarios:

J.Himilce dijo...

Nausicaa... usé como etiqueta Día Verde, espero q no te moleste... es un poco por ti :D

Ciao!

Nausicaa dijo...

:) Guay. No se xq tendria q molestarme... Q tonto!

Tenia esa carta colgada en el corcho q estaba sobre mi mesa de estudio... Q nostalgia.

J.Himilce dijo...

Ah, si? No lo sabía... q guay! Aunq al ver q se llamaba Seattle me viniste inmediatamente a la cabeza :P
Ciao!

Divagando dijo...

Remueve cada vez que la releo!!. La supervivencia.. uf.. besos guapetón.

Madame Vaudeville dijo...

Viva la belleza de este poeta indio que hablaba con un pedazo de tierra como corazón: "Como las estrellas inmutables son mis palabras... nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua...Cada rama brillante de un pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo la historia del piel roja".
Y con la humildad e inocencia del ser humano como única bandera: "Mas tal vez sea porque soy un hombre salvaje y no comprendo". Ésa humildad que jamás deberíamos perder sabiendo decir también que "El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos"

Lo he leído y releído y me lo he guardado en el desván del cabaretito. Gracias, dulce himilce. Un abrazo.

Madame Vaudeville dijo...

Ups! Olvidé decir que la fotografía es preciosa. Me encanta perderme por senderos y bosques... Soy un poco hadita o duendecilla, jiji. MUA!

J.Himilce dijo...

Me alegro de q os haya gustado! :)

Y sí Madame, esos bosques eran perfectos para perderse...

Besos

Oceanida dijo...

Que bonito post.

Yo vivo en Seattle y aun quedan restos ( afotnadamente muy respetados ) de lo que fue su historia.

Un homenaje merecido, y mi recuerdo a todo los antepasados de esta tierra.

Un abrazo.

J.Himilce dijo...

Hola!

Seattle debe ser muy muy bonita... además de la ciudad de Frasier... (y tuya) jeje!

Está bien conservar la historia de cada lugar, y q Seattle se llame como el jefe de aquella tribu es significativo, verdad?

Abrazos!