martes, 19 de agosto de 2008

I love you, Isinbayeva

'

'

Uno de los momentos de las Olimpiadas:

Yelena Isinbayeva

Campeona Olímpica y Récord del Mundo en pértiga

.

7 comentarios:

Divagando dijo...

Qué pasada ehhh!!! besitos

J.Himilce dijo...

Ais Chus, q te tengo abandoná... pronto vuelvo a casa y entonces todo volverá a la normalidad... noches sin dormir frente al ordenador... jeje!

¿Q tal va tu verano?

Un besazo

Nausicaa dijo...

Ais q se han acabado ya las Olimpiadas :(

J.Himilce dijo...

Pues sí... las tardes vuelven a ser aburridas :(

Daniela dijo...

Quisiera ser campeona mundial de algo y alguien me amara... aajaja bueno no, no tanto
saludos.:D

Edurne dijo...

Hola Himilce, que alegro de volver a saber de ti. Muchas gracias por entrar y dejar tu mensaje en mi blog. Cuando tengas tiempo, si te apetece, te pasas por el otro que tengo: faine.blogia.com.
El record de Isinbayeva fue un momentazo, pero ¿qúe me dices de los records de Phelps y los de velocidad del vanidoso Bolt? (aunque imagino que no "amarás" a ninguno de los dos, jejeje) Y por supuesto, de nuestro Nadal, y demás medallistas, como el pedazo de ejercicio de las chicas de la sincronizada y del superpartidazo de la final de baloncesto.
Histórico. Bueno, ya que me pierdo.

Un besazo y gracias. Hasta pronto.

J.Himilce dijo...

Daniela:
Hola! Bueno, espero q no haya q ser campeón del mundo para q alguien nos quiera... jeje! Q iba a hacer yo entonces!! :P

Un saludo!


Edurne:
Uf, sí... hubo grandes momentos... el partido de baloncesto fue genial... la noche anterior había trabajado hasta tarde, y luego salí con unos amigos q habían venido de fuera; aún así me levanté temprano para ver el partido, con mi hermano, y desayunar chocolate con churros... q buenos! Lo de Phelps... bueno, parecía q nadaba solo. Y Bolt... me pareció un poco chulo.
Otro momentazo fue el del campeón de los 110 m. vallas, el cubano Dyron Robles, con sus gafas y todo!

Pero me sigo quedando con mi Yelena...


Visitaré su otro blog, por supuesto. Gracias por venir.

Un beso!